"Ensayo sobre la ceguera" - José Saramago

“Si puedes mirar, ve. Si puedes ver, repara.”

                                                         - Libro de los consejos


Autor: William Travieso

José Saramago es un escritor absolutamente excepcional, “un distinto”, como dirían en el fútbol. Su prosa coloquial y reflexiva a la vez resulta tan cercana al lector, que parece estarlo oyendo. En Saramago la forma de narrar es tan importante como la historia que cuenta. En ocasiones, el autor-narrador —casi siempre omnisciente— le habla directamente al lector en un tono intimista, pausado, involucrándolo en sus reflexiones casi hasta la complicidad. 

Su estilo de puntuación libre, destrabado y continuo contribuye a ese carácter coloquial y hace que los textos fluyan teñidos de oralidad.

Siempre privilegiando la voz de los sin voz —sean las mujeres, los trabajadores pobres del campo, los enfermos—, Saramago suele criticar a los poderosos, a veces con inteligente ironía. Sus personajes nunca son estereotipados y tienen la complejidad y los claroscuros propios del ser humano.

Ya sea a través de la novela histórica —como en Memorial del Convento o El evangelio según Jesucristo—, de personajes fantásticos —como en Las intermitencias de la muerte— o de historias simples —como en La Caverna—el autor siempre convoca a mirar la vida desde un lugar que no es el habitual.

Saramago siempre invita a pensar, a reflexionar. Escribe sin apuro, pero sin que nada sobre. Su escritura es siempre amena; a veces, se detiene en describir detalles que, aunque a primera vista puedan parecer insignificantes, dotan al relato de densidad, lo enriquecen; otras, introduce pensamientos en voz alta del narrador o utiliza proverbios y aforismos de manera sabia y oportuna.

Como en muchas obras de Saramago, en el Ensayo sobre la ceguera no conocemos el nombre de la ciudad, que podría ser cualquiera, ni de los personajes, que en general son identificados por alguna característica personal (la chica de las gafas, el ladrón, el viejo). Los protagonistas principales son, como casi siempre, mujeres. Son ellas quienes, además de sostener la trama, representan los valores que dignifican al ser humano.

Libro "Ensayo sobre la ceguera"

Además de ser una novela entretenida y con buen ritmo, está atravesada por una reflexión existencialista. El Ensayo (que no es un ensayo, sino una novela) es una gran metáfora sobre la incapacidad de ver de la sociedad contemporánea. Nos muestra de lo que es capaz el ser humano cuando el miedo lo domina. Mientras tanto, el poder político está más preocupado por profundizar el control que por resolver los problemas y se sirve del individualismo, la falta de solidaridad y la discriminación de los ciudadanos para fortalecer su dominio.

Ante la aparición repentina de una epidemia desconocida se va instalando el caos, que avanza al ritmo del contagio; el temor a contraer la ceguera de unos, la desesperación por sobrevivir a cualquier precio de los otros y la lucha por el poder, de todos, se juntan y aparece lo peor y lo mejor de nuestra especie. Una lección de vida.


1 Epígrafe de Ensayo sobre la ceguera

Dejar un comentario