Carrito

Tu carrito está vacío ahora.

Carrito

Tu carrito está vacío ahora.

Proyecto Puntuación

Proyecto Puntuación

  • 23 September, 2021
  • Victor Fernandez

PROYECTO PUNTUACIÓN 

Se pueden hacer varios análisis a partir de los textos de los autores más famosos de la  literatura latinoamericana. Ya sean estudios sobre su contenido, sus temáticas, sus formas, los elementos literarios que toman o descartan, y así podríamos seguir. Pero muy pocas  veces reparamos en los signos de puntuación que terminan de hilvanar las palabras que  forman las historias con las que nos deleitamos. 

Por eso, desde BroLi nos propusimos echarle un vistazo a la puntuación empleada por  distintos autores de América Latina, para esbozar conclusiones sobre su forma de escribir a  través de qué signos de puntuación aparecen de forma más recurrente en sus historias.  Trabajamos con fragmentos de sus obras más famosas, y nos pusimos como meta contar  cuántos puntos, comas, guiones, y demás signos de puntuación aparecen en estos textos  que se han vuelto íconos literarios. 

Horacio Quiroga 

Cuando decimos las palabras amor, locura, y muerte, quizás el concepto o la imagen que nos  viene más rápido a la mente, es la de un notorio frenesí. Esto no solo se plasma con la huella  acústica de las palabras o el concepto que estas despiertan en nosotras, siguiendo los  postulados Saussurianos, sino que también es observable en la puntuación que Quiroga  elige para narrar su tan famosa obra. 

En “Cuentos de Amor, Locura, y Muerte” hay puntos y comas, pero destacan los signos de  exclamación y de pregunta. Como si la desesperación del hombre que pisó algo blanduzco  no se tradujera solo con palabras, sino con los ganchos que terminan de dar forma a la  pregunta. Y es que el hombre quiere saber si va a vivir o no. Lo mismo con María, la esposa  de Kassim, obsesionada con un solitario, que exclama, ya sea por amor, por locura, o por  muerte (los tres estadios de su corta vida de seis páginas). 

No en vano Quiroga emplea los signos de exclamación y pregunta para transmitirnos a  nosotros el frenesí en el que viven, aman, enloquecen, y mueren sus personajes. 

Juan Rulfo 

Como en toda obra musical, la literatura también tiene un ritmo que es otorgado por los  signos de puntuación. Y analizado junto a la trama (o el contenido), la puntuación (que  consideraremos la forma), también nos aporta una lectura interesante de la historia. Es en  la unión de contenido y forma que el análisis de la obra se entiende mejor, porque ambos  por separado solo la desglosan y despedazan. 

Las comas y en menor cantidad, los puntos y seguidos, transmiten esa idea de continuidad,  de un ritmo continuo en la obra “Es que somos muy pobres”, del mexicano Juan Rulfo, que  no hace más que mostrarnos la continuidad de la pobreza, lo repetitivo y rutinario de una  vida donde a veces parece que un futuro más próspero nunca va a llegar. Apenas un par  guiones donde alguien dice algo interrumpen ese cauce continuo que acompaña el título y  la trama de la obra. 

Puntuación Rulfo y Quiroga

 

Julio Cortázar 

La puntuación que utiliza Cortázar, vista al desnudo, parece ser algo rítmico, secuencial. La  seguidilla de punto-coma-punto y coma se repite, aunque con alguna alteración en el  medio, por la mayor parte de su gran obra “Continuidad de los parques”.

No exclama, no pregunta, pero si añade y acota, como buen escritor que hace de las comas  sus mejores amigas. También hace pausas, pero las retoma enseguida, porque sus puntos  son y seguidos; incluso a veces sus pausas son más cortas, valiéndose del todavía  incomprendido recurso del punto y coma. 

En sintonía con el nombre de su cuento, sea esta buscada o no, Cortázar es amigo de la  continuidad en lo que a la puntuación se refiere, y le huye a la pausa y a la ruptura. Algo similar hace con “Casa Tomada”: a Cortázar le gusta añadir cosas, ya sea empleando las  comas y hasta los paréntesis. Apenas un par de signos de pregunta irrumpen en el flujo  continuo de la narración que se ha vuelto la favorita de varias generaciones en América y en  el mundo. 

Puntuación Cortázar

 

Roberto Arlt 

En su famosa obra “Los 7 Locos” abundan los monólogos, y quizás sea por eso que en el  esqueleto de este texto abunden los signos de pregunta. Es que cuando hablamos de forma  introspectiva, siempre nos auto cuestionamos cosas, porque es así como surgen las  respuestas, o como detectamos los errores, o como reparamos en un tiempo pasado y nos  proyectamos hacia el futuro. 

También hay signos de exclamación: la idea más difundida de la locura, asocia al loco con el  grito, con el bullicio, con el ruido de las masas que vienen y van, y que tan presente están en  esta historia. Pero también aparecen los signos de pesos, porque el dinero es un elemento clave en esta obra, y las sociedades saben que el $ resume en solo dos trazos un significado  universal, temible, deseado, y disfrutado alrededor del globo. 

Mario Vargas Llosa 

¿Qué es lo que inquieta a los alumnos del Colegio Militar de Lima? Esa es la primera  interrogante que nos surge al mirar el esqueleto de “La Ciudad y los Perros” de Vargas Llosa.  Los signos de pregunta abundan en este texto, y lo hacen ya sea en diálogos (por la gran  presencia de guiones), en pensamientos (por las comillas que aparecen), o libres en un texto  que marcó el inicio de una próspera carrera para el célebre escritor peruano. Los puntos y comas también aparecen y lo hacen en una importante cantidad, pero son los  signos de pregunta que nos llaman aún más la atención, y, por supuesto, son el ingrediente  clave para la trama de la obra. Es decir, además del contenido, son las preguntas las que  terminan de moldear la historia, y nos transmiten el sentir y el estado de los personajes.

Puntuación Arlt y Vargas Llosa

 

Share:
Publicación más antigua

Dejar un comentario

translation missing: es.general.search.loading